© 2017 Colectivo Lisarco 

June 28, 2019

May 30, 2019

April 11, 2019

Please reload

Entradas recientes

Palabras corpóreas

February 14, 2019

1/2
Please reload

Entradas destacadas

¿El grupo de Infantil? Bailando en el armario...

En Educación Infantil se formaron cuatro grupos: dos semanas tenían danza y otras dos escenografía. Pero nos dimos cuenta de que para los/as propios/as participantes era muy difícil aceptar y entender la división por disciplinas. Nos decían: “nosotros/as hacemos escenografía y luego hemos bailado con Aiala en el taller de Ícaro”. No lo veían claro. Tampoco lo veían claro los/as profesores/as, más partidarios de las propuestas globalizadas, así que decidimos no separar sino rotar, es decir, no se especializan sino que todos/as pasan por todo.

 

De esta manera, con Sandra, la tutora de tres años, e Ícaro, con cada uno de los cuatro grupos, se ha trabajado la escenografía. Con Aiala y Víctor, el tutor de 4 años, además de Javi, funcionando como pareja pedagógica, el foco ha sido la danza. Así, en cada sesión los cuatro grupos pasan por todo y luego nos reunimos en gran grupo; un gran grupo en el que también se ha trabajado en la elaboración de una instalación.

 

En el grupo de Infantil se le ha dado mucha importancia a un cuento que contamos sobre una anciana que tenía un “armario de la memoria”. Este ha permitido que se estableciera, de manera natural y por elección de los/as niños/as, una línea de trabajo. Se trata de un cuento basado en un relato de Primo Levi presente en “Historias Naturales” y que Ícaro adaptó para contarlo en el centro. El cuento se llama “Memonogos” que, además, era un término que nos pareció muy interesante para meterlo en el tema de la memoria. En el cuento original se habla de un farmacéutico que guardaba olores en botes. Ícaro transformó la figura protagonista en una mujer anciana, porque para los/as participantes parecía tener más sentido; estos afirmaban que las personas mayores tienen más memoria “porque han vivido más cosas” y también más peligro “de olvidarse de todo y necesitar que la familia les recuerde los recuerdos olvidados”. El interés que aquello despertó en los/as niños/as llevó a Ícaro a construir un gran armario, fundamentalmente hecho con barro sin cocer. En cada espacio de ese armario los/as niños/as han ido depositando después sus propios recuerdos.

 

Hemos trabajado mucho inspirándonos en un proyecto que se ha llevado a cabo en las aulas llamado “Protagonista”. En él, en la clase de 3 años se crea una hoja para cada niño/a, en la que se incluyen datos y momentos significativos para ellos/as: desde su dirección, colegio, hermanos/as, primer día que fueron a la nieve, fotos de momentos familiares que disfrutaron, etc. Víctor nos propuso que utilizásemos esas hojas pertenecientes a cada niño/a para rescatar la memoria como hilo de vida. Así, en danza lo hemos utilizado para dramatizar, a través de la expresión corporal, los recuerdos, y en artes plásticas para hacer pequeñas esculturas e instalaciones de las cajas que componen el que ya todos/as reconocemos como “armario de la memoria”: un mueble-estantería lleno de cajitas que los/as niños han aportado individualmente (realizadas en casa y decoradas por ellos/as mismos/as. De esta manera, además, todas las familias tendrían ocasión de involucrarse en el proyecto). Así, para crear el armario, cada uno/a ha traído su caja, tras lo cual les hemos añadido un velcro para que pudieran unirse unas a otras. Cada cual ha bailado con la suya, y finalmente las hemos unido incorporándolas al “armario de la memoria”.

 

Una vez concluido este proceso, hemos trabajado también con el Copy Art, creando imágenes con los objetos, imágenes que representaban un recuerdo, o recuerdos surgidos al contemplar la imagen creada por uno/a mismo/a. ¡Y los/as participantes de 3 años finalmente han empezado a hacer escritura creativa con Sandra! Además se ha llegado al acuerdo de confeccionar un libro que recoja todas las imágenes realizadas, acompañadas de pequeños textos dictados por los/as niños/as y transcritos por la tutora. Esas historias serán, asimismo, las que inspiren las danzas.

 

En cuanto a la instalación final se ha pensado en ese “armario de la memoria” (que permite coger la caja y bailar con ella) y en el mueble-estantería, que tendrá unos vinilos de colores que hemos encontrado. El objetivo de estos últimos será el de crear espacios de color en los que los/as niños/as puedan meterse y expresarse corporalmente según el color elegido, que estará vinculado a su vez al recuerdo que se quiera danzar en cada momento. Este es un pequeño adelanto de lo que será el evento final del proyecto Nuevos creadores, ¡no os quejaréis!

 

Para terminar (de momento) comentaros que en el caso de Infantil, dada la edad de los/as niños/as, se ha tomado la decisión de no actuar en el teatro; así les evitaremos tiempos de espera y prisas. Además, teniendo en cuenta que son cincuenta, se ha considerado más interesante grabar el proceso creativo, y tras ello editar un vídeo que podría visionarse antes o después de la actuación que sí harán los/as alumnos/as de Primaria. Un papá del cole, Miguel Weil, es cámara y se ha ofrecido a hacer el montaje y editar el vídeo, ¡gracias!

 

Share on Facebook
Share on Twitter