© 2017 Colectivo Lisarco 

June 28, 2019

May 30, 2019

April 11, 2019

Please reload

Entradas recientes

Palabras corpóreas

February 14, 2019

1/2
Please reload

Entradas destacadas

¿QUÉ ES LA CREACIÓN COLECTIVA? II

November 18, 2017

Diálogo colectivo al finalizar la primera sesión práctica, transcripción comentada. 4/10/17:

 

Aiala les preguntó: “Nosotros/as somos el Colectivo Lisarlo. Y, vosotros/as … ¿Qué creéis que hemos venido a hacer aquí?”. No se hicieron esperar. Se hizo un silencio expectante y se alzaron muchas manos. Arte, Bailar. Apostilló otro: Bailar es arte. De inmediato: El arte tiene un área muy amplia, pintura, baile, música…

 

Aiala, maneja muy eficientemente sus intervenciones captando la atención y animando la participación, preguntó al siguiente: ¿Tu crees que podemos abarcar todo eso? ¿Os han explicado algo de lo que vamos a hacer? Varios afirmaron: No, nada. Una niña: Sí, un “poquín”. Otro: A mí sí porque me lo ha contado mi familia.

 

Interrumpo la transcripción. Es la segunda vez que escucho esa frase, en distinto grupo y contexto. Es sinónimo de veracidad y un principio de autoridad el que “algo”,  “me lo diga mi familia”.  Os lo dejo ahí como un curioso elemento de reflexión.

 

Ícaro intervino, en línea con su estilo, aportando un tono personal e íntimo que invita a compartir confidencias: Pues, nosotros/as tenemos una compañía de danza y trabajamos a través de la creación colectiva. Proponemos y decidimos todas y todos lo que queremos hacer. No hay nadie que dirija. Y, ¿qué os parece?¿se puede funcionar en grupo así? ¿Es fácil o difícil? Rápidamente Uno dice: Es fácil.  Otro: Es más difícil. Ícaro: mucha gente sabe cómo se hacen las cosas cuando alguien manda, pero, cuesta más trabajo entender cómo se hacen colectivamente. A nosotros/as nos lo preguntan mucho, bueno, pero, ¿eso que hacéis vosotros/as en colectivo, cómo es? ¿Quién dice las cosas que vais a hacer todos/as juntos/as? . Nadie, cada uno va haciendo sus aportaciones desde lo que cada uno es.

 

 

 

Aiala devuelve la voz al grupo y rebota la pregunta sintetizando: ¿Qué pensáis que es más fácil o más difícil? ¿Cuándo hay alguien que manda lo que hay que hacer y cuándo lo deciden entre todas y todos y pueden proponer lo que quieran, creando colectivamente? Uno: Más fácil cuando mandan. Otro: No, más fácil colectivo. Aiala: ¿Por qué?. Niña: Parece fácil porque te dicen que hacer, sí, pero no puedes hacer lo que quieres.  Niño: Eso es peor. Niño: Porque haces lo que el profesor dice, el director dá normas. Tutora apostilla: Director o directora.

Niño: Sí, eso, director o directora, en realidad, colectivo, porque no es una persona la que decide, se ponen todos de acuerdo.

 

De nuevo corto porque es un elemento recurrente que habla de la subjetividad compartida. Tutoras y tutor recuerdan el uso no sexista del lenguaje. Aiala anima a una chica que no ha participado: Para ti ¿es más fácil trabajar colectivamente? Niña: Sí, sí. Aiala consigue en los diálogos colectivos detectar e incorporar a los que más tímidos o aislados se muestran, consiguiendo incorporarles a la acción.

 

Otra: Yo creo que es más fácil colectivamente porque cada uno expresa lo que siente y no hay una persona sola que decide, por ejemplo, eso hemos estado haciendo aquí ahora, y hemos hecho eso y no ha habido una persona que dirigiera lo que hacemos, cómo, y eso…

 

Antes de tener lugar esta sesión han tenido su primer taller. Apenas los miembros del Colectivo han ofrecido pautas verbales. Ícaro: Y … ¿Qué os parece que hayamos estado trabajando juntos/as sin hablar nada?

Uno: Muy bien. Otro: Bueno, eh, es muy bueno así, porque así nos expresamos mejor, con los gestos y así ha sido más fácil porque nos enteramos mejor. Otro: Al principio no hemos hablado nada, y me ha gustado mucho porque sin hablar nos podemos comunicar.

 

Inmediatamente a continuación de éste, una chica vuelve al tema que antes estaba propuesto, y recalco esto porque en los diálogos colectivos hay un clima tranquilo. Alguien difiere de los/as otros/as, hay opiniones contrapuestas, serenamente con mucha asertividad conviven opiniones diversas sin enzarzarse en discusiones. También llama la atención que son capaces de salirse del hilo del discurso para no dejar de decir lo que quieren decir, pero, retoman el hilo y también aportan de ese tema en vigor “su” “desde mi punto de vista”. Observad:

Niña: Yo digo que es más fácil con director, porque el director dice y tu lo haces, sin embargo, si es colectivamente, tienes que estar atento, que todo el mundo se entere y esté más o menos de acuerdo, llegar a acuerdos, y lleva más tiempo, pero, desde mi punto de vista, es así mejor. Y, a mi, la verdad, pues me ha gustado bastante. Porque es creativo y, no sé, para saber que … sin palabras puedes entenderte. Aiala: ¿Cómo te llamas tú?. Niña: ¿Yo? Violeta. Aiala: Bien, y, después de Violeta, ¿hay alguien que quiere decir algo? Otro: A mi me parece, como a Violeta, que con un director es más fácil, pero a mi me gusta más entre todos/as, porque hay un consenso, y nadie se queda sin opinar.

 

 

Un niño: Decís que os gusta más colectivamente pero nadie ha puesto un ejemplo para decir que, además, colectivo sí es más divertido, más creativo y mejor. Pero un director es más fácil porque dice: tú haces esto. Lo haces, y así ya se termina, y bien. Me ha parecido una actividad muy buena. Ya lo hicimos una vez lo de no hablar. Y durante mucho tiempo, bueno, todo el tiempo, he estado pensando: Y … ¿Cómo será su voz? Risas.

 

La intervención de este niño sintetiza muy bien algo que vengo percibiendo, tienen mucha capacidad desarrollada de escuchar a los demás, tienen en cuenta lo que otro dice, incorporan aspectos nuevos… fue capaz de despertar mi espíritu esteta: “¿Cómo sonará su voz?” … y mirando a Aiala. Un honor participar en un corro infantil, fascinante, empiezo a ser una relatora “enamorada” de las chicas y chicos de Trabenco. Retomamos.

 

Niña: Yo, por ejemplo, que quiero colectivamente, porque el director solo piensa en que salga bien, no piensa en los actores, en lo que quieren hacer, por ejemplo, hay gente que les apetecía hacer otras cosas, pero el director dice: ¡tú haces … esto y esto! No deja expresar su opinión y cuando es colectivamente la mayoría puede dar su opinión y la mayoría de veces sale mejor colectivamente.

 

Otra: Yo creo que, como he dicho antes, mejor colectivamente, porque el director puede equivocarse, puede salir mal, él puede haberse imaginado una idea, magnífica, fíjate, pero, puede que esa idea salga mal, imagínate, sin embargo, el grupo, puede dar varias opiniones y si una opinión falla hay más opiniones de los demás ¿sabes?, sin embargo, el director tendría que ponerse a pensar , como, qué… por eso para mi es mejor colectivamente porque al ser muchos/as, si uno falla, tenemos muchos más planes.

 

Estas dos intervenciones son un testimonio. Socialmente negamos la participación política a niñas y niños, objeto social,  no “sujetos” de conocimiento, receptores pasivos. No “agentes” sociales. Están llenos/as de sabiduría y de inteligencia. No repiten como papagayos principios y valores. Expresan reflexiones personalizadas, argumentan razones que las inducen a decidirse:

  • el director tiene magníficas ideas. Las ideas tienen que ser materializadas. Pueden no serlo. Para salvar la situación necesita volver a pensar, y puede que se le ocurra algo o puede que no.

  • El colectivo tiene más de una idea, varios planes. Consensua y prueba uno, si falla, tiene más. Tarda más en ponerse de acuerdo, pero cuenta con más salidas.

  • el director solo piensa en que salga bien, no piensa en los actores, solo en lo que quiere hacer. Decide en nombre de los demás: ¡tú haces … esto y esto!

  • en el colectivo hay más lugar para la individualización: incluye lo que cada cuál quiere, lo que le apetece, deja expresar las opiniones a la mayoría de veces.

  • sale mejor colectivamente.

 

Aiala: A ver, alguien que todavía no haya hablado…

 

Atentos. Nos dan una lección de democracia. Siempre alguno pregunta sobre algo que hacemos que les compete y no hemos explicado. No se quedan sin respuesta. Insisten.

 

Niño: Yo quiero preguntar. ¿Nos habéis estado grabando? (señala las cámaras fijas).

Aiala: sí, luego os lo explicamos.

Niño: Y … ¿ella? ¿ella que hace? (señalando a la relatora).

Aiala: Ahora os la presentamos, ¿vale?, terminamos con esto primero.

Niña: Yo creo que es mejor colectivamente aunque más fácil con el director, porque el director dice, esta clase hace esto, o a la persona, le dice lo que tiene que hacer, se gestiona rápido, él organiza y decide y la clase lo hace.

Niño: Una cosa, ¿por qué hay tres círculos?

Ícaro: Es que yo quería hacer un círculo muy grande, fui a comprar el papel y era carísimo, entonces tuve que comprar uno más pequeño. Claro, hice uno, y enseguida se llenó, y tuve que añadir los otros ¡Hombre! me hubiera gustado hacer uno enorme para transformarlo entre todos/as pero … un rollo de papel de 10 metros cuesta 42 euros, una barbaridad.

 

Niña: Pues, que yo prefiero, por fácil, que alguien diga lo que hay que hacer porque es más fácil y más rápido, pero, en realidad, yo prefiero colectivo, porque tu puedes aportar las ideas y si te falla algo puedes añadir otra cosa y todos/as podemos decir una parte y no que uno sea el que dice cómo tenemos que hacer y que tu tengas una idea, y aunque la tengas, te tengas que callar. Entonces yo creo que es mejor colectivo, pero más rápido que te lo digan. Niño: Yo creo que un director. Tutora: O directora. Niño: O directora, pues, que sea colectivo, que opinen y se tenga en cuenta lo que opinan todos/as, no un director que mande, sino un director. Tutora: O directora. Niño: Jiji, o directora. Aiala: Bueno, pues, aquí ni director, ni directora, aquí estamos por la creación colectiva, como habéis dicho, porque la creación colectiva tiene muchas cosas buenas, como habéis dicho, pero, por otra parte hay también otros aspectos muy delicados. Por ejemplo, tenemos que responsabilizarnos todos y todas de esto. Tenemos que estar en el mismo barco.  Trabajando fuerte. En equipo. Tiene que haber un compromiso, entre todos/as, y que cuando lleguemos aquí, antes, estemos pensando en lo que queremos hacer, traer ideas de fuera, no estar esperando que nosotros/as, los/as del Colectivo, traigamos cosas de fuera y digamos qué hacer, sino que igual, vosotros/as, traéis una idea y se comenta en grupo, se vota, y entre todos/as decidimos. ¿Vale? Así que nosotros/as vamos a estar con vosotros/as trabajando hasta mayo o junio. Y, ¿qué vamos a hacer juntos/as? Tenemos que conseguir hacer una pieza de danza, con su propia escenografía.

Ícaro: ¡Por ejemplo! Hacer eso era una primera idea que nosotros/as habíamos tenido. Es una propuesta que hacemos … Pero hemos dicho que vamos a hacer lo que queramos y decidirlo entre todas y todos… Así que, igual, podemos ir haciendo cosas, probando, para ver lo que os apetece … ¿Qué os parece? Coro: ¡bien!

 

Y, como os decía antes, estas chicas y chicos no dejan puntada sin hilo: Aiala: Bueno, ¿alguien quiere decir algo más? Niña: Si, si… Niño: Lo de las cámaras. Niña: … que lo ha preguntado Mario. Ícaro: A mí, personalmente, me gusta siempre, a las cosas que pasan, grabarlas, hacer fotos, para luego volverlo a ver, analizar, meditar Niño: Lo interesante es vivirlo. Ícaro: Sí, pero, también me gusta para ver después cómo ha pasado y mejorar. Y, si alguien me pregunta: Oye, ¿cómo habéis hecho esto? Tengo unas imágenes para poder decirle cómo.  Alicia: Yo, estoy aquí, porque voy a ser la relatora. Eso quiere decir que voy a contar lo que está ocurriendo. Entonces, para poder contar lo que está ocurriendo y no poner lo que a mi me parezca sino tratar de ser bastante objetiva me sirve mucho tenerlo grabado y luego llego a casa y me pongo a escribirlo. Y entonces, tenemos escrito lo que habéis dicho, tal y como lo dijisteis. Es muy importante crear un documento. Hombre, es muy importante vivir, vivir esta experiencia, que uno de vosotros/as habéis dicho antes. Pero si nosotros/as no comunicamos a otros/as lo que estamos haciendo, hay mucha gente que no tiene la suerte de venir a un cole como Trabenco, en donde puedes cooperar y puedes colaborar y puedes dar tu opinión, y podemos hacer las cosas entre todos/as juntos/as. Vosotros/as tenéis mucha, mucha, mucha experiencia de hacer las cosas en grupo, de hacer las cosas colectivamente, pero hay muchos otros centros que son muy individualistas y que los profes mandan muchísimo y las chicas y los chicos están así. (se pone firme). Entonces, es muy importante decir y mostrar: Oye, que se puede vivir de otra manera, que el colegio puede ser otra cosa, que nosotros/as, no somos tontos/as, somos niños, niñas, adolescentes, pero nosotros/as tenemos mucho que aportar, tenemos mucho que dar y somos muy originales ….  Y, ¡aquí estamos para demostrarlo¡ ¿Vale? Entonces es un documento que certifica que es verdad, y que vais a crear colectivamente y el proceso va a quedar guardado.

Aplauso cerrado.

 

Niña: Tengo una pregunta. ¿Habéis trabajado en otros colegios? ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando? Aiala: Sí, hemos trabajado en otros colegios y con distintos colectivos. En centros culturales, en colegios de educación especial, en escuelas agrupadas, que vienen niños y niñas de distintos pueblos, rurales. Hemos estado en coles. Llevamos once años juntos/as, trabajando así. Ícaro: Además de hacer creación colectiva, también, nos gusta compartir el modo que tenemos de aprender juntos/as, y montamos muchos talleres, y ya no son solo para coles. Hacemos un taller para danza con bebés, o un Taller para personas mayores, de tercera edad, o un taller para bailar en familia, o para todo tipo de personas al que puede asistir cualquier persona que quiera hacer algo con otros/as.

 

Aiala: Un sábado al mes están invitadas vuestras familias a que vengan a bailar con vosotros/as.

Niña: ¿Qué sábado? Aiala: Todavía está por concretar. Habrá sábados que estarán dedicadas las sesiones a un curso. Os tocará también a vosotros/as. Y, si os apetece compartirlo con vuestra familia, estáis invitados/as.

Niño: Yo tengo una duda. A ver. La próxima vez que vayamos a hacer algo con ceras habrá algún modo de advertirnos de que traigamos ropa adecuada, porque en esta sesión nos hemos manchado mogollón. Niña: Solo los calcetines. Murmullo y comentarios a la vez. Aiala: Para que no ocurra esto, los miércoles, en el patio, o viniendo aquí antes, debéis tener una ropa especial, que se pueda manchar, porque a lo mejor alguien tiene aprecio a su aspecto y no se quiere manchar, o quiere ir luego a otro sitio y estar guapos/as. Pues, podéis cambiaros de ropa y entrar al taller con una ropa más así. Mancharnos nos tenemos que manchar, porque, sino, no disfrutas tanto. Yo cuando veo a un/a niño/a salir del cole manchado, digo: éste/a se lo ha pasado muy bien. ¿no? Si tenemos que mancharnos, nos manchamos. Ya nos limpiaremos. Hombre, si hay alguien que no se quiera manchar, también está bien, que no se manche.

 

Ícaro: Ahora, antes de la próxima sesión, podemos, ya que nos hemos decidido por lo colectivo, podemos, por ejemplo, empezar a pensar ¿qué podemos hacer juntos/as? Y, pensad en otra cosa más: Nosotros/as, en el colectivo, trabajamos también con la práctica colaborativa. La práctica colaborativa en el mundo del arte se usa para … como Arte pueden ser muchas cosas … pintura, escultura, una grabación, personas … hay muchos tipos y aspectos del arte, a lo mejor  “el hecho” del arte, en cierta ocasión, se da no en el campo propio del arte académico, sino en la educación, o en la sociología, o puede estar el arte en la política, puede haber muchas cosas en “el hecho” o “el proceso del arte”, entonces, una práctica colaborativa se dice cuando personas, desde distinto campo y enfoque, con distintas experiencias, se juntan para hacer arte, entonces, también, además de trabajar colectivamente, podemos darle un sentido artístico a …, por ejemplo, algo de matemáticas y que esa sea nuestra colaboración en la creación colectiva, también podemos pensar en eso, incorporar algo de cualquier asignatura. Y, luego, hay otro aspecto que os quiero comentar… ¿Sabéis como se llama ese tubo que te pones en el ojo para mirar?. Algunos: Catalejo. Ícaro: Lleva dentro cristalitos de colores. Niño: Y van juntándose y separándose y haciendo formas. Varios: Sí, calidoscopio.

 

Ícaro: A mi, a veces, me gusta decir que la vida es como un calidoscopio. Esta bien cuando hay una persona que dirige algo y dice cómo tienen que ser las cosas, pero, cuando es así, a menudo, se ve todo desde un único punto de vista, y se pierden muchas cosas valiosas. Pero, aquí, si como en ese calidoscopio, cada uno de nosotros/as somos un cristalito, y hacemos algo juntos/as, conseguimos esa mirada que tiene tantos brillos, tantas luces, tantos colores. Yo creo que eso es muy interesante, por eso, a mi, personalmente, me gusta tanto hacer las cosas en colectivo. Porque, a lo mejor, un día, yo tengo una idea, y llego a plasmarla, pero, cuando estamos aquí todos/as juntos/as, a esa otra persona se le ocurre algo, distinto, y lo propone, entonces se te enciende como una chispa, y ¡ah¡ ¡sí¡ eso a mi me recuerda a tal cosa, y a mi … y , de repente, entre todos/as, se empieza a generar algo que va cambiando las primeras ideas, las primeras propuestas, y a mi eso me parece algo que está muy bien. Entonces, bueno, así, como primer día, está muy bien que estemos hablando de estas cosas. Para ver ¿qué podemos hacer? Yo, por ejemplo, en mi vida, he trabajado mucho, todo a través del arte, he hecho mucha pintura, escultura, y he trabajado con muchos materiales. Me gustan mucho los materiales plásticos. Entonces empecé a trabajar con ellos. Ellos/as trabajan más con la danza. Entonces, nos juntamos, y empezamos a hacer cosas juntos/as con una visión mucho más amplia, y los bailarines intervienen creando escenografías, los músicos bailan y colaboran creando escenarios, los plásticos, bailando, trabajamos junto a los demás.