© 2017 Colectivo Lisarco 

June 28, 2019

May 30, 2019

April 11, 2019

Please reload

Entradas recientes

Palabras corpóreas

February 14, 2019

1/2
Please reload

Entradas destacadas

QUESO DE LECHE DE DRAGÓN

October 27, 2017

Este blog pretende ser un espacio de narración colectiva del proceso creativo comunitario. Por eso, aunque proyectos como el de Trabenco cuentan con una relatora (la educadora y pedagoga Alicia Vallejo), desde Colectivo Lisarco animamos a todas y todos los que lo deseen a que nos transmitan su propia experiencia.

 

En este post la relatora cede la palabra a las niñas y niños de  1º y 2º de Primaria, en su primera sesión con Colectivo Lisarco.

 

De ahora en adelante, y a lo largo del proyecto Nuevos Creadores, este blog nos va a permitir relatar, entre otras cosas, el desarrollo general de lo que en Trabenco ocurra, hacer algunos análisis de determinadas sesiones o cuestiones, reflexionar pedagógicamente, mostrar las producciones artísticas que se produzcan, profundizar en torno a las prácticas artísticas colaborativas que tienen lugar en otras comunidades, etc.

 

Aprovechamos para hacer un llamamiento a todas y todos los interesados en ser parte activa de una creación colectiva, participando activamente en el proceso y experimentando la multidiversidad de lenguajes artísticos. Te necesitamos. Y cualquier aportación será muy bien recibida.

 

2 de Octubre de 2017

CEIP Trabenco (Leganés)

1ª sesión con 1º y 2º de Primaria

 

Aiala: ¿A qué venimos aquí nosotros?

Responden a coro: A bailar.

Aiala: ¿A bailar nosotros?

Varios: No, a bailar nosotros.

Varios: Vosotros, a enseñarnos. A enseñarnos a bailar.

Aiala: Ah, ¿a bailar nosotros? Nooo, ¡a bailar todos! ¿A enseñaros? Bueno, eso ya lo veremos, a lo mejor nos enseñáis vosotros a nosotros.

Una niña: Se puede aprender de los demás.

Aiala: Hombre, claro, de todas y todos.

Niño: Sí, pero tu eres un profesor (dirigiéndose a Ícaro).

Aiala: Aquí hemos venido a compartir, a aprender también de vosotros, vamos a compartir este espacio y a hacer juntos algo muy chulo. Os vamos a contar primero qué vamos a hacer, y luego nos presentamos, ¿vale? A ver qué os parece. Hemos pensado que este curso sea algo especial y vamos a crear una pieza de danza con su escenografía, ¿sabemos que es la escenografía?

Muchas voces responden: ¡No!

Aiala: ¿Habéis ido al teatro vosotros?

Responden a coro: Sí.

Aiala: Y en las obras de teatro, ¿qué hay?

Van emitiendo distintas respuestas: ¡Luces! ¡Actores! Personas que se han disfrazado, sombras.

Aiala: Bien, vale, entonces hay personas, actores, actrices, bailarines y bailarinas. Y cuando vemos una obra de teatro, ¿hay cosas muy bonitas?

Responden: Luces, pantallas, decorados se llaman.

Aiala: ¿Cómo te llamas? Jimena. Mirad lo que dice Jimena, “decorados”. Sí. Entonces la escenografía es igual que los decorados. Y nosotros vamos a hacer una pieza de danza con su propio decorado, y tenemos que construir ese decorado. ¿Qué os parece la idea?

Responden: Bien.

Una niña: Pero necesitamos materiales.

Aiala: Entonces, ¿creéis que lo podemos hacer?

Responden: Sí. Además tenemos fotos de cuando lo hicimos con los profes.

Aiala: Ah, entonces ya sabéis un poquito, tenéis experiencia. Pues este año vamos a trabajar con todo el cole, con todos, hasta con los padres y las madres. Con todos y para mayo o así vamos a ir a un teatro.

Un niño: A actuar todos y que nos vean, no solo gente del cole.

Aiala: Claro, podemos invitar a quien queramos para que venga a vernos. Entonces, ¿a todo el mundo le gusta la idea? A ver, que levante la mano al que le parezca que es una idea estupenda. Ah, sí, a muchos, pero... ¿a ti por qué no te parece estupenda?

Niña: Porque me da vergüenza.

Aiala: Escuchad, nos tiene que decir algo muy importante.

Ana: A ver, Valentina, cuenta.

Aiala: Valentina nos ha compartido algo muy importante. Si alguien tiene vergüenza, ¿qué puede hacer?

Responde varios: Muchas cosas. Hasta las luces. Los decorados. Otras cosas.

Aiala: Bien, pues ahora vamos a empezar y lo de las vengüenzas, luego lo veremos. Porque Marta, Marcos e Icaro tienen unos polvos mágicos que quitan la vengüenza.

Ana: Yo también tengo vergüenza.

Aiala: ¿Tú también? Y vuestros profes, el día que tuvieron una sesión con nosotros, también tuvieron vergüenza. Pero, terminaron todos bailando, tirándose por el suelo.

Ana: Sí, sí, es verdad y nos lo pasamos en grande.

Otra profe: Y ¡lo más importante! Nadie nos enseñaba nada. Todos aprendíamos de todo lo que estaba pasando ahí.

Aiala: Eso es importante. Hemos venido a ayudar un poco a sacar de cada uno de vosotros el artista que lleváis dentro. Pero estoy segura de que tenéis mogollón de cosas que enseñarnos. Y venimos a eso. A compartir, ¿os parece bien?

Responden muchos: ¡Sí!

Aiala: Entonces vamos a pasar a presentarnos, pero somos muchísimos, así que lo vamos a hacer a este ritmo (comienza a dar palmadas). Yo me llamo Aiala. Yo me llamo… (continúan)

 

Terminada la rueda de presentaciones:

 

Aiala: ¿Qué es eso que hay en el suelo?

Varios: Una luna.

Aiala: Y nosotros tenemos detrás media luna y media luna… ¿Movemos nuestras lunas?

 

Se señala el trasero y anda cómicamente levantando mucho cada glúteo. Muchas risas y da comienzo el juego.

 

Aiala: ¿Será posible hacer un dibujo, pero no uno cada uno, sino un dibujo hecho por cincuenta personas?

 

Ícaro: Aiala, Marta, Marcos y yo trabajamos juntos en una compañía de danza. Y hacemos una cosa que se llama “creación colectiva”. Eso significa que todos juntos trabajamos para hacer algo entre todos. Este papel, ahora, va a ser un lugar. Y nosotros tenemos que imaginar qué lugar. Nosotros estamos acostumbrados a pintar. Yo tengo ahí unas ceras. Pintamos en un papel pequeño y con las manos. Pero, ¿qué pasará si juntamos eso de pintar y bailar, y pintamos con todo el cuerpo a la vez que nos movemos?

 

Varios intervienen: Claro, podemos pintar con las manos y con los pies.

Icaro: ¿Se puede pintar con todo el cuerpo? ¿Lo intentamos?

Un niño: ¡Con los ojos no!

 

Se genera un debate sobre con qué sí y con qué no se puede pintar.

Ícaro empieza y salen rápido los más decididos.

Van saliendo por grupos y se va completando el dibujo.

 

 

Aiala: ¿Hemos salido todas y todos? ¿Falta alguien por salir?

 

Todavía algunos no han salido, la tutora les anima.

 

Ícaro: ¿Qué os parece si ahora volvemos a salir pero más ordenados? Primero, quien no haya salido, que salga ahora.

Aiala: podemos salir de tres en tres y unos nos convertimos en público, y así podemos estar más cómodos y vemos qué hacen los compañeros con su cuerpo. Ahora la condición es que salga quien antes no haya salido.

Aiala: ¿Has salido tú?

Niña: No, no quiero.

Aiala: ¿Y si te acompaño yo? ¿Elegimos un color?

Aiala: Cada uno de nosotros vamos a crear una historia y contarla sin palabras, moviendo nuestro cuerpo y pintando a la vez, y así contamos esa historia.

 

Aiala: Nos ponen música y ¡a ver qué pasa! Y cuando hayamos terminado nuestra historia, si ya queremos terminar la historia, nos salimos del círculo y nos vamos. No pasa nada. Se puede uno ir. Cuando cada uno quiere irse, se va. Tú decides cuando acabas. Yo también cuando acabo, ¿vale? Y, si no acabas, pues sigues ahí.

Aiala: A ver, por donde queremos empezar… cada uno busca el lugar en el que quiere empezar.

 

Suena la música, y cada una, cada uno, se concentra en su propia historia.

Las y los espectadores ríen, alguno anima, otros aplauden.

 

Un niño dice: Algunos no han hecho nada.

Aiala: Bueno, estar quieto es hacer algo. Sal tú, si quieres, y elige a alguien que baile contigo.

 

Bailamos y pintamos.

 

Ícaro: Marcos es un bailarín. No le gusta hablar, pero sí contar historias bailando. Baila y nos cuenta una historia.

 

Marcos sale y baila.

 

Ìcaro: ¿Qué os ha dicho con el cuerpo?

Responden:

  • Un niño que estaba haciendo cuentas y se ha caído haciendo una voltereta.

  • Me parecía como si él saliera y entrara de un lugar, cogía algo.

  • Yo creo que estaba como bailando, entonces se cae, pero se levanta y sigue bailando y dando saltos

  • Era el niño que dejaba el rastro al bailar, y que era un niño invisible

Ícaro: Y este dibujo, ¿cómo se podía llamar?

 

Surgen muchos nombres:

  • Un río de colores.

  • Pues, es la luna, que la ha pisado el monstruo de colores.

  • Un lago de colores.

  • Confeti de colores.

  • Un remolino de colores.

  • Un mar de colores.

  • Una luna de colores.

  • Una luna pintada por los extraterrestres.

  • Una pizza.

  • Un lío de colores.

  • Una montaña de colores.

  • Un lío de hilos.

  • Las emociones de un niño.

  • Un lío de colores.

  • Una pizza de colores.

  • Las venas.

  • Un megalodón de colores, una especie de tiburón.

  • A mí me parecen las ideas en Trabenco.

  • A mí me parece artístico, como un cuadro de la luna de colores.

  • Y, a mí, un queso de leche de dragón.

  • A mí, el sol de colores.

  • A mí un balón, pixelado por el monstruo de colores.

  • A mí me parece que son muchos hilos desparramados.

  • Un charco de colores.

Ícaro: Pues a mí se me ha ocurrido una historia. Eran un chico bailarín y una chica bailarina invisibles, nadie les podía ver. Pero ocurría que, cada vez que ellos bailaban, sus invisibles pies dejaban un rastro, una huella de colores. Entonces, pasaron por allí unos niños y vieron un círculo lleno de colores y dijeron, ¿cómo? ¿Y esto, de dónde ha salido?

 

Aplauden.

 

Ícaro: Bueno pues como veis hemos empezado hoy con un círculo blanco y poquito a poco todos estamos haciendo algo, nos hemos movido un poco, hemos pintado, hemos inventado nombres, imaginado lugares, han salido historias que se podrían terminar. Han salido lunas, mares, ríos, montañas, monstruos, pizzas, ideas y sentimientos, emociones, un montón de cosas… Y ahora os quiero presentar a Marta. Marta es una bailarina pero además es poeta. Tiene escritas muchas poesías. Ahora nos va contar una bailando.

 

Sale Marta y baila

 

Ícaro: ¿Alguien ha visto algo que expresaba Marta cuando bailaba? Pues, ¡cuéntanoslo!

 

Van haciendo sus aportaciones:

  • Estaba entrenando a deportistas.

  • Era un hada.

  • A mí me parece que era una deportista, nadaba, bailaba, algo así. Iba saltando, era una bailarina, algo así.

Ícaro: A mí me parecía que era un pájaro, que estaba en su nido, y se echaba a volar, y era el primer día que se echaba a volar. Entonces, todavía no sabía muy bien qué era eso de echarse a volar. Y lanzaba las alas al aire y le llevaba el viento, y al final del día estaba agotada de tanto luchar con el viento, y se ha hecho una bolita, y se ha puesto a dormir.

Ana: Y tu, ¿qué viste?

Responden:

  • Un hada.

  • Una gimnasta.

Profe: Pues yo vi un hada que nacía de pie, y luchaba con el tiempo. Y que ganaba la poesía. Y al final, pasa mucho tiempo y muere.

Ana: Oh, es triste, pero ya se sabe, al final la muerte. Y Macarena, ¿que vió?

Macarena: Que estaba jugando, dando vueltas y al final se agotó.

Otra niña: Yo he visto que era como si algún niño o alguna niña le estaban pegando y ella se defendía, y al final se caía y se ponía a llorar.

Ícaro sobre el círculo va dejando caer condimento alimenticio de colores.

 

Espontáneamente empiezan a decir:

  • Llueve.

  • Lluvia de colores.

  • Echa azul.

  • Está lloviendo lluvia azul.

  • Rojo.

  • Amarillo.

  • Sangre.

  • El amarillo son rayos de sol.

Ícaro: Y finalmente movemos el condimento, soplando, sin entrar al círculo, porque es peligroso, mancha mucho.

Aiala: Y terminada nuestra obra colectiva, nos ponemos los zapatos y nos despedimos.