June 28, 2019

May 30, 2019

April 11, 2019

Please reload

Entradas recientes

Palabras corpóreas

February 14, 2019

1/2
Please reload

Entradas destacadas

HORIZONTALIDAD, SINERGIA Y SINÉCTICA

October 19, 2017

 

SE BUSCA COMUNIDAD EDUCATIVA

 

La escuela tradicional no responde a las necesidades de la infancia, adolescencia y juventud. Es una institución obsoleta. Solo en grupo, en colaboración, en cooperación, puede haber una comunidad educativa capaz de centrarse en el desarrollo personal, integral, armónico, de todas y de todos, educando, a través de la vida cotidiana, para la vida. Las prácticas colaborativas pueden ser un agente colaborante más en esa transformación de las comunidades educativas que desean devolver el protagonismo a la infancia y educar para la felicidad.

 

 

Del individualismo a las comunidades

 

Muchos proyectos artísticos colaborativos retoman metodologías educativas capaces hoy en día de producir innovación. Este es el caso del proyecto colaborativo que el Colectivo Lisarco deseaba emprender.

 

En sus planes de trabajo y enfoque el Colectivo resuena con: el método de proyectos de William Heart Kilpatrick, por ejemplo, la metodología de Freinet y la pedagogía libertaria, el aprendizaje cooperativo, la pedagogía crítica de Paulo Freire.  Son conscientes de que implantar estas metodologías precisa un giro del individualismo a las comunidades. Dewey habló de comunidades democráticas, Rogers de comunidades de encuentro,  Lipman de comunidades de indagación, Rogoff de comunidades de aprendizaje.

 

En todas ellas la base es el diálogo, pretendiendo desarrollar y estimular el pensamiento reflexivo, la comunicación y socialización del pensamiento, la formulación de juicios, la discriminación de valores y la tolerancia por el tiempo y la opinión del otro.

 

Un proyecto artístico colaborativo

 

¿A qué llaman "prácticas artísticas colaborativas"? “Se podría entender como una corriente de prácticas artísticas, que desde los años 60, desarrollan sus procesos culturales en relación a una comunidad específica con el objetivo de generar algún tipo de transformación social o cambio, en una relación directa con el contexto, apostando por una concepción activa y participativa del arte y pretendiendo un desarrollo democrático cultural y la generación de cambios estructurales a través de relaciones sostenidas en el tiempo con las diversas comunidades” (Alfonso del Río Almagro y Antonio Collados Alcaide, 2013).

 

Al idear y promover este proyecto artístico colaborativo, el Colectivo Lisarco pretendía buscar a una comunidad educativa capaz de apoyo mutuo e interesada en investigar y profundizar acerca del modo en el que cambia la vida cotidiana cuando decidimos respetarnos a nosotros mismos y respetar a los demás, y ayudarnos a sacar el o la artista que llevamos dentro. Si el arte entra a formar parte de nuestra vida cotidiana en la escuela, ¿qué cambios devendrán?

 

Colectivo Lisarco viene abordando la creación colectiva como parte integrante de su vida grupal y personal y necesita probar las posibilidades que el método seguido tienen de ser transferido a otros contextos, porque para ellos ha sido muy rico y gustoso y lo consideran necesario para un buen vivir social: ¿Qué significa trabajar en colectivo? ¿Qué estética surge cuando cada miembro del colectivo, con su propio talento y características, respetando sus ritmos, tiene una influencia igual en el proceso artístico? ¿Los pasos dados constituyen una metodología transferible a otros? ¿Funciona en el contexto escolar?

 

Para responder a estas preguntas deciden compartir con una comunidad educativa lo que han venido aprendiendo con sus creaciones, su propia vivencia y experimentación. Ven necesarios algunos rasgos o señas de identidad del centro: la comunidad educativa elegida para esta experimentación debía, voluntariamente, estar dispuesta a ser participantes activos en el proceso creativo colectivo. Sería preciso organizar las sesiones, encuentros y reuniones sobre la marcha y estrechamente coordinados, ir elaborando conjuntamente una planificación interactiva, evaluando y retroalimentando el plan. La comunidad educativa tenía que aportar una cuidada gestión democrática que asegurase la participación, implicación y coordinación de todos los estamentos.

 

Una comunidad educativa con una manera de juzgar alejada de estereotipos excluyentes. Dado que los procesos creativos son lentos y chocan con el individualismo y las relaciones autoritarias de poder,  para esta primera experimentación Colectivo Lisarco necesitaba una comunidad educativa de la que aprender cómo se gestiona democráticamente un centro educativo. Con lo aprendido junto a ellas y ellos sería más sencillo elaborar un plan transferible a otros centros menos evolucionados; probar esa hipótesis sería su nuevo plan de exploración y verificación de hipótesis.

 

A la búsqueda de una comunidad educativa capaz de funcionar con:

 

Horizontalidad

 

En el Colectivo Lisarco se rompen esquemas clásicos: no hay una persona que dirige, ni un texto o argumento que encierra a todos en la misma historia. Considerando que ésta es la característica fundamental del modo de relacionarse dentro del Colectivo, es necesario asegurar que la comunidad educativa no tendrá inconvenientes en aceptar la condición inicial necesaria para que se produzca la creación colectiva: la horizontalidad.

 

Encontrada esa comunidad, como externos al centro, sería preciso ir lentamente caminando hacia la amigabilidad, hacia la no directividad, el diálogo, el respeto a la originalidad individual, etc. La intención del Colectivo Lisarco para conseguir ese clima de convivencia necesario es la de intervenir para fomentar la iniciativa y facilitar el empoderamiento al mayor número de miembros de la comunidad educativa. Acompañarles y ofrecerles las herramientas y estrategias que, como Colectivo, vienen empleando para que las usen y valoren. Y, juntos, comunidad educativa y Colectivo, intercambiando experiencias y reflexiones, e indagando,  tratar de redefinir y diseñar un método sencillo y abierto, transferible a otros contextos y colectivos, que facilite la creación colectiva una vez se compruebe si estas herramientas son válidas en el contexto escolar.

 

Utilización de dos herramientas: sinergia y sinéctica

 

Hasta el presente la sinergia y la sinéctica han sido dos herramientas fundamentales en el proceso de crecimiento artístico del Colectivo Lisarco, así como en el crecimiento de sus miembros como seres humanos que conviven y comparten una misma tarea creativa. Así, el Colectivo ha podido descubrir y comprobar que utilizar la sinergia y la sinéctica genera una forma y proceso de creación artística diferente, y supone un avance hacia formas de arte colectivo diferentes; Colectivo Lisarco ha descubierto y evidenciado el impacto que estos dos elementos tienen en la dimensión estética y humana de su trabajo y de su vida.

 

 

Sinergia

 

Partiendo de la autoexpresión espontánea, de la escucha activa al otro, se permite que interactúen varios factores a la vez (la expresión afectivo-emocional espontánea de cada uno, los objetos que componen las escenografías, la música interpretada o improvisada, las proyecciones de pinturas, la historia o narración imaginada por cada uno cuando baila, hace música, pinta o crea espacios tridimensionales, el personaje implícito en su modo de actuar con el que se viene identificando… los movimientos, pasos, gestos, contactos…) produciéndose efectos de concausalidad ejercida por unos en otros, y creándose un resultado inesperado, debido a la acción conjunta y las interacciones espontáneas, que no se habría producido si cada uno se hubiera limitado a su propio hacer sin dejarse conmover por lo de al lado, por el de al lado. Y como resultado del dejar fluir respuestas, lo aparentemente ajeno deviene en común. Y así, uno y uno hacen tres.

 

 

Sinéctica

 

La palabra “sinéctica” es un neologismo de raíz griega, que significa la unión de elementos distintos y aparentemente irrelevantes. Comenzó a formar parte del vocabulario de los especialistas en creatividad, cuando William Gordon, en el año 1961, publicó el libro Synectics. Para la sinéctica el componente emocional es más importante que el intelectual, y el irracional más importante que el racional. Los elementos emocionales e irracionales son los que deben ser comprendidos para aumentar las posibilidades de éxito en el proceso creativo.

 

El Colectivo Lisarco se entregó a fondo experimentando ese método que tanto se adaptaba a sus propios sentimientos, a su propio aprendizaje de primera mano y a lo que la amistad creada entre todas y todos los miembros del Colectivo les tiene convencidos por propia experiencia: que el trabajo en grupo no es algo que genera la inteligencia, pero sí el amor. ¿Qué hace a una persona “artista”? ¿Su inteligencia? ¿Su corazón? ¿Su emoción capaz de crear algo que emociona a los demás?

 

Los dos principios más interesantes que constituyen el verdadero centro de la Sinéctica son volver conocido lo extraño y volver extraño lo conocido.

Estas dos ideas son ya parte de la metodología cotidiana del Colectivo Lisarco.

 

 

 

¿Cuál es el papel que, en este proyecto colaborativo, se otorga a sí mismo el Colectivo Lisarco? 

 

Sencillamente, compartir su modo de estar, relacionarse, hacer, sentir, incorporando a los presentes a su modo habitual de crear, ensayar y comportarse:

  • Comunicar y compartir con la comunidad educativa algunas actitudes, guías, principios, líneas de acción probadas, improvisadas, descubiertas a lo largo de su experiencia de creación colectiva

  • Escuchar, dialogar, intercambiar, recoger propuestas y sugerencias, facilitar los consensos, coordinar.

  • Presentar, sugerir, provocar, invitar a la participación activa y facilitar la autoexpresión y la espontaneidad, para seguir descubriendo y aprendiendo acerca de la co-creación junto a niñas, niños, profesorado y familia.

  • Recoger e incardinar las aportaciones individuales y grupales favoreciendo la diversidad e inclusión de todas y todos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos