© 2017 Colectivo Lisarco 

June 28, 2019

May 30, 2019

April 11, 2019

Please reload

Entradas recientes

Palabras corpóreas

February 14, 2019

1/2
Please reload

Entradas destacadas

AVENTURA CON GUIÓN COLECTIVO AÚN SIN ESCRIBIR

October 18, 2017

NUEVOS CREADORES, ¿QUIÉNES SOMOS?

 

El término arte comunitario se asocia a un tipo de prácticas que buscan una implicación con el contexto social [...] y sobre todo, que favorecen la colaboración y la participación de las comunidades implicadas".

Palacios, (2009).

 

Colectivo Lisarco somos una Asociación de profesionales de diferentes disciplinas artísticas que diseña y desarrolla proyectos colectivos artísticos y pedagógicos. Bailarines, músicos, artistas plásticos, artistas visuales, maestros, con o sin formación académica, dotados de capacidades diversas. ¿Nuestra intención? Fomentar una cultura más abierta, basada en el arte comunitario, la creación colectiva y las prácticas colaborativas como modelo artístico, educativo y social, apoyándonos en la riqueza que proporciona la diversidad y la inclusión.

 

Colectivo Lisarco es el promotor de “Nuevos Creadores” y, apoyado por la Fundación Daniel y Nina Carasso a través de la convocatoria “Claves”, tiene ahora la oportunidad de trabajar con el Colegio Público Trabenco de Leganés: 230 niños, niñas y adolescentes, de 4 a 12 años, junto a sus tutores y tutoras y especialistas, y la activa participación de madres y padres de familia y otros colaboradores/as. Todas y todos somos creadores de cultura, no meros consumidores, capaces de generar juntos nuevos significados compartidos. No llega a ningún lugar nuevo el que de antemano sabe dónde va. Se trata de una aventura con guión colectivo todavía sin escribir. Hay que entrar en ella para saber dónde nos llevará.

 

Nos proponemos crear Arte Comunitario

 

Lippstd (2001) reúne una lista de géneros dentro de la categoría más amplia de Arte Público, “un tipo de obra de libre acceso que se preocupa, desafía, implica y tiene en cuenta la opinión del público para quien o con quien ha sido realizada, respetando a la comunidad y al medio”. La comunidad o lo público es el lugar fundamental donde se desarrolla el arte colaborativo.

 

La comunidad educativa es el lugar o contexto en el que intervendremos artísticamente, entendiendo que un territorio es tanto un espacio físico como un conjunto de relaciones humanas y sociales. Si el objetivo último de una práctica colaborativa pudiera ser la dispersión del rol del artista (o grupo de artistas) en los procesos y estrategias propuestos, dependerá de todos los modos relacionales que vayamos consolidando, del grado de efectividad de nuestras prácticas y del éxito de los modos de relación propuestos, que seamos capaces de conseguirlo. Juntos, Colectivo y Comunidad Educativa,  tendremos que generar modos autosuficientes y autónomos, conseguir el empoderamiento de los miembros de la comunidad, desarrollar una capacidad de no ser absorbidas ni neutralizadas por el discurso institucional y propiciar modelos extrapolables a lo social.

 

El diseño y el uso del espacio promueve  relaciones, comunicaciones y encuentros”.        

Gandini, (1993).

 

Un reto y una ocasión para generar juntos una innovación educativa

 

“La esfera de las relaciones humanas se ha convertido en formas artísticas plenas”  y “el conjunto de los modos de encontrarse y crear relaciones representan hoy objetos estéticos susceptibles de ser estudiados como tales”.

Bourriaud, (2007).

 

Damos comienzo a un proceso abierto de investigación y creación colectiva, que tendrá como fruto la creación de una pieza de danza, que, a final de curso, será presentado en público, fomentando la inclusión social y laboral de personas con diversidad funcional. Pero, no solo. En las prácticas artísticas colaborativas las comunidades se conforman atendiendo a unas prácticas y unos objetivos comunes que son definidas por los participantes “por encima o más allá de sus roles e identidades particulares” (Kester, 2004). La “pieza” o las “obras de arte”, a que dé lugar nuestra colaboración, serán el marco de los procesos de diálogo que iremos emprendiendo.

 

NUEVOS CREADORES, ¿QUÉ TIPO DE PROYECTO ES?

 

Arte colaborativo

 

“Nuevos Creadores” es un proyecto de arte colaborativo que articula lo pedagógico, lo social, lo cultural desde la reciprocidad de la práctica colaborativa. Está muriendo una cultura de élites y especialistas para dar lugar a una cultura de encuentros personales generadores de nuevos significados y de nuevas respuestas a los grandes retos que la humanidad tiene planteados.

 

La construcción de significados compartidos está íntimamente ligada a la construcción de un vínculo afectivo interpersonal en el que se ponen en juego no solo los sentimientos, las motivaciones y las expectativas de ambos interlocutores. Crear juntos será una realidad social que construiremos juntos, descubriendo a los otros y a nosotros mismos, a partir de una actitud de apertura, confianza entre nosotros, ganas de participar activamente en esta aventura común.

 

Arte comunitario en la escuela

 

Todavía nuestra sociedad no comprende la importancia del arte en la escuela. En ciertos medios, cuando se insiste en la necesidad de la formación artística, se requiere de argumentación y de justificación, a diferencia de otros conocimientos que se han legitimado. Nadie duda de la importancia de las matemáticas, pero las opiniones se dividen cuando se refieren a la formación visual, auditiva, cinestésica, dramática o narrativa”.

Jiménez, Aguirre y Pimentel, (2009).

 

La XXX Conferencia General de la UNESCO, propuso promover la inclusión de disciplinas artísticas en la formación general del niño y del adolescente por considerar que la educación artística:

 

  • Contribuye al desarrollo de su personalidad, en lo emocional y en lo cognitivo;

  • Tiene una influencia positiva en su desarrollo general, en el académico y en el personal.

  • Inspira el potencial creativo y fortalece la adquisición de conocimientos

  • Estimula las capacidades de imaginación, expresión oral, la habilidad manual, la concentración, la memoria, el interés personal por los otros, etc.

  • Incide en el fortalecimiento de la conciencia de uno mismo y de su propia identidad.

  • Dota a los niños y adolescentes de instrumentos de comunicación y autoexpresión.

  • Contribuye a la creación de audiencias de calidad favoreciendo el respeto intercultural.

 

Las niñas y niños tienen una mayor comprensión del valor del arte, porque con palabras de Loris Malaguzzi:

 

El niño está hecho de cien.

El niño tiene cien lenguajes, cien manos,

cien pensamientos, cien formas de pensar, de jugar y de hablar,

cien siempre cien formas de escuchar, de sorprenderse, de amar,

cien alegrías para cantar y entender, cien mundos que descubrir,

cien mundos que inventar, cien mundos que soñar.

El niño tiene cien lenguajes, (y además de cien cien cien),

pero le roban noventa y nueve.

La escuela y la cultura le separan la cabeza del cuerpo.

Le dicen: que piense sin manos,

que actúe sin cabeza,

que escuche y no hable,

que entienda sin alegría”.

 

¿Qué podemos aprender?

 

Este año, #TrabenCoCrea junto al Colectivo Lisarco, despertando a la niña y al niño que cada una de las personas adultas llevamos dentro. Y, queremos aprender a utilizar nuestro pensamiento dialógico; la horizontalidad como medida y clave de las relaciones humanas, en contraposición a la verticalidad, atendiendo a directrices de pedagogía libertaria o pedagogía crítica. Recordar a Ivan Illich y su concepto de “convivencialidad” puede servirnos para abrir esta reflexión sobre las formas que pueden ponerse en marcha. “Una sociedad convivencial es una sociedad que ofrece al hombre (y a la mujer, añadimos nosotros) la posibilidad de ejercer la acción más autónoma y más creativa, con ayuda de las herramientas menos controlables por los otros” (Illich, 1978) .

 

Y, para terminar esta presentación, dejamos planteada una pregunta de Vea Vecchi, que trabajó durante treinta años en la Escuela Infantil municipal Diana, en Reggio Emilia, realizando investigación pedagógica y documentación en el área de los múltiples lenguajes infantiles: ¿Cómo se verán modificados los procesos de enseñanza y aprendizaje si la cultura de la escuela acoge los lenguajes poéticos y la dimensión estética como elementos importantes en la creación de conocimiento? Los lenguajes poéticos, junto con la ética, son el fundamento de todas las formas de educación.

 

A lo largo del proceso queremos hacer de nuestros encuentros y vínculos un arte, el arte de educarnos a través de la vida compartida.