Un día llenamos el espacio de objetos e instrumentos. En cuanto entraron los/as niños/as propusimos improvisar para ver qué pasaba… ¡y se lanzaron sobre los objetos! Todos/as querían hacer algo pero… no hubo manera de llegar a ningún consenso.  

Por allí estaban los/as músicos/as, que querían hacer música y tocar los instrumentos junto a los/as bailarines/as. Todo, mientras los/as escenógrafos/as movían los objetos haciendo creaciones escultóricas. El escenario del gimnasio estaba lleno y nadie quería ocupar el lugar del público, y eso que lo intentamos en varias ocasioes, a nadie parecía gustarle esa propuesta.

Interrumpimos y comenzamos de nuevo. En la segunda ocasión sí se produjeron algunas interacciones y colaboraciones, pero la sensación grupal resultaba aún algo caótica. Ícaro decidió...

A lo largo del curso, el grupo que conforma el Segundo Ciclo de Primaria es el que más dificultades ha tenido para fluir con el proyecto. Más adelante explicamos por qué decimos esto.

Con ellos/as el punto de partida ha sido el siguiente: plantear el Taller de Escenografía, una vez realizada la reflexión sobre la memoria, como un laboratorio de investigación e ideas para, a partir de actividades varias, crear formas plásticas. Una de las propuestas fue la de utilizar botes en los que mezclar colores para asignarles después un valor metafórico haciendo analogías entre los colores y los recuerdos con diferente valor emocional y sentimental. De ahí han surgido el frasco de los malos recuerdos y el de los buenos que, al contrario que el anterior, cuando bebes te hace recordar momentos felices....

Please reload

Entradas destacadas

Palabras corpóreas

14/02/2019

1/2
Please reload

Entradas recientes

28/06/2019

11/04/2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags